Blog

Una opinión desde Egipto sobre el Curso avanzado de profesores de español ELE

17 febrero, 2017

Hola. Soy maestra de español en Egipto, en una escuela americana. Yo enseño Español 1 en escuela secundaria y a nivel bachillerato, y además enseño español Lengua B del Bachillerato Internacional.

Todos mis alumnos son egipcios, su lengua maternal obviamente es el árabe, lo cual es interesante para mí. Yo estudié árabe y esto me ayuda mucho a enseñar español en Egipto porque puedo hacer una conexión significativa entre la gramática del árabe y la gramática del español. Por ejemplo, el orden en una oración en español es similar al orden de los enunciados en árabe, en los que el adjetivo va después del sustantivo. También existe la persona tú casual y usted (formal). Es muy natural que se distinga el género de ellos y ellas. En árabe no existe la distinción de género en nosotros (as). Es por tanto, muy interesante comparar y contrastar los dos idiomas, y resulta muy significativo para los alumnos el hacer ese tipo de actividades. Yo hablo alemán pues estudié en el colegio alemán en la Ciudad de México, y uno de mis sueños es enseñar español allá, pues hablando alemán creo que puedo hacer ese tipo de conecciones importantes para los alumnos, para facilitar el aprendizaje de los alumnos alemanes.

Los módulos que estudiamos en el curso avanzado fueron todos interesantísimos. En especial me gustó mucho el módulo 4 de Español para Fines Específicos, pues como mencioné yo soy maestra de español en el Bachillerato Internacional y todos los consejos de cómo enseñar el vocabulario técnico a los alumnos se aplica en su totalidad, pues es exactamente de lo que se trata Lengua B del IB. Por un lado, los objetivos del curso están muy claros y en el módulo se describe muy claramente cómo estructurar el curso. Me parece que el syllabus temático es el que más se aplica al IB pues se trata de organizar la lengua en torno a un conjunto de temas. Este syllabus es muy atractivo cuando el alumno tiene necesidades académicas muy específicas, como es su caso en ese programa. Por otro lado, también se habló de la metodología especial que necesita un curso como este. En especial se recomendó el Estudio de Casos, que obviamente son actividades para presentar a los alumnos casos reales que los alumnos tienen que resolver y aprender de ellos. Este tipo de actividades es exactamente la mentalidad de solucionador que se busca promover en el Bachillerato Internacional. Me parecieron sumamente interesantes los 10 principios fundamentales para aplicar en una clase de EFE, que también coinciden con los objetivos del IB. En especial me gustó la idea de los generar Vacíos en las actividades. Esta metodología parte de la base de que para aprender hay que pensar, por lo que se sugiere que se presenten elementos que creen en los alumnos la necesidad de reflexionar. Otro punto que me pareció sumamente relevante es el de incorporar Variedad de actividades, no solo para mantener interesados a los estudiantes, sino también para ir cambiando el rol del alumno, algunas veces como presentador, otras como evaluador, receptor, razonador y negociador. Otro punto que de inmediato apliqué en mi aula es el de la predicción. Cuando estábamos revisando en clase el tema del patriotismo, mostré en el aula la bandera del Perú y pedí a los alumnos que dijeran qué creían que quería decir el escudo de armas de la bandera. Noté de inmediato un interés muy acentuado por el tema, para saber si estaban en lo cierto, para descubrir si sus predicciones habían sido correctas. En el mismo módulo 4 revisamos cuáles son las areas que favorecen la integración de los elementos y destrezas lingüísticas, lo cual es sumamente útil durante la instrucción del español.

Otro punto que me pareció muy relevante para el IB es la presentación de la metodología para desarrollar la autonomía del alumno, es decir, para tratar de que los alumnos aprendan a aprender. Yo no sabía que era muy importante que el alumno esté consciente de en qué consiste aprender una lengua, y de inmediato también los concienticé de esto. Se recomendó que las actividades deben presentar las destrezas interrelacionadas, y con este principio me dio seguridad hacer lo que generalmente para presenter los casos que se estudian en clase, a saber, primero presentar un video del tema, y luego una lectura, para finalizar con una producción escrita del tema.

Otro tema muy relevante incluido en el mismo módulo fue la evaluación de materiales para la clase. El método propuesto de M.LI. Sabater me pareció muy importante, en especial el diseño de actividades que integren aspectos socio-culturales. Este punto es crucial en el desarrollo de un programa para el IB. Finalmente, en el curso se tocó el tema relacionado con el léxico de EFE. Cómo enseñar un vocabulario específico siempre fue una mis preguntas que más preocupación me generaban. Se enfatizó en el hecho de que si el alumno conoce la realidad que está detrás de la palabra, no tendrá dificultad en aprenderla.

Antes de tomar el curso, yo pedía a mis alumnos que manejaran listados de palabras y su traducción, y ahora sé qué ineficiente era mi manera de enseñar el léxico. Ya no pido a mis alumnos que lleven un cuaderno de vocabulario, sino que desarrollé unas tablas que llamé Glosarios, que los alumnos deben de llenar con cada palabra que no conozcan. Deben incluir no solo el significado en español, sino también la palabra en un enunciado. En la misma tabla deben de llenar el espacio correspondiente a flexión, género, número, persona y tiempo de la palabra, para reconocerla, comprenderla y usarla correctamente en la comunicación. Asimismo, repartí a mis alumnos un sistema de sufijos y prefijos, para tratar de integrar esa información en su tabla de glosario. En esa tabla también incluí una columna para incluir la semántica y la pragmatic de la unidad léxica. Ahora doy más tiempo para tratar de que las actividades de vocabulario hagan reflexionar al alumno, para que su aprendizaje sea más completo. Antes yo permitía las traducciones al inglés, pero ahora no. Ahora hago todo lo que sea posible hacer antes de dar directamente la traducción de la palabra.

Como sugerencia del curso, antes de pasar a la lectura de un texto relacionado a algún tema, presento un apoyo visual para mostrar un elemento importante de la unidad léxica que se va a aprender. Antes de la lectura pido la información que ya conoce el alumno sobre el tema, y luego procedo a hacer preguntas concretas acerca del texto. Esta metodología me ha resultado sumamente productiva. Otro punto a mencionar es que en el curso se recomienda que las actividades léxicas tengan un contenido intercultural, y eso también satisfice el espíritu del IB.

Las razones por las que realicé este curso, es que quería actualizar mis conocimientos acerca de mi profesión. Estaba segura de que iba a aprender mucho y mi concepción de la didáctica ELE ha cambiado favorablemente. Ahora me siento mucho más segura de lo que hago en el aula, y por ende los alumnos se sienten en mejores manos. Siento una gran responsabilidad con mis alumnos de bachillerato, y creo que ahora no los voy a defrauder, pues estoy en capacidad de hacer lo que la investigación ha demostrado que es la major manera de enseñar el español y facilitar un major aprendizaje.

Muchas gracias al Instituto Hemingway, y los insto a que preparen un Segundo Curso Avanzado, para continuar mejorando la instrucción del español como segunda lengua.

Social media Compartir
María Dolores Rodríguez Gómez Curso de profesores de español ELE
Comentar artículo

0 Comentarios

Ver los comentarios

Escribir un comentario

Los campos obligatorios están marcados con *

© 2015 Copyright Instituto Hemingway.
Todos los derechos reservados.

Diseñado por Minimol