Blog

Profesora de español en Taiwan: una experiencia docente

25 octubre, 2020

Hola a todos!!
Acabo de entregar la memoria de final de curso, la verdad fue un camino bastante largo ya que no disponía de mucho tiempo para poder terminar el curso en un corto periodo de tiempo, pero luego llegar a este punto, es una sensación bastante gratificante.

¿Cómo acabé aquí? Pues actualmente trabajo en Taiwán como profesora de español en un instituto de idiomas. Llegué a este país con el propósito de seguir capacitándome en el idioma chino, en Argentina me recibí de Técnica superior en idioma chino. Mayormente me dedicaba a la traducción de textos de chino a español. También he incursionado en el área de la interpretación, pero me di cuenta que no era realmente lo mío. Un día se me dieron la oportunidad de enseñar español a inmigrantes chinos y taiwaneses a la vez de enseñar chino elemental a argentinos, debo aclarar que mi carrera no contaba con ninguna materia dedicada a la didáctica ni planeamiento de clases, simplemente me dieron el trabajo por mi conocimiento académico de ambos idiomas. Fue en ese momento que me di cuenta que disfrutaba enseñar, me llenaba como ser humano poder ser una herramienta que ayude a personas a comprender un nuevo idioma y ser un puente de ambas culturas.
Como mi trabajo estaba relacionado con el idioma chino, decidí viajar a Taiwán para mejorar mi nivel en el idioma. Gracias a una beca dada por el gobierno taiwanés pude lograr esos estudios. Una vez aquí me surgió la posibilidad de ser profesora de español en un centro de idiomas. Yo contenta, pero nerviosa al mismo tiempo porque sentía que me faltaba ciertas herramientas para poder desenvolverme correctamente en este campo. Fue así que decidí inscribirme en este curso.

Saco cosas muy positivas de este curso, me ayudó a comprender un poco mejor la didáctica dentro de la clase y el rol del docente frente a sus alumnos. Debo decir que enseñar español en una cultura completamente diferente a la occidental, al principio fue un reto bastante grande, más aún en la parte metodológica, ya que aquí están acostumbrados a un modo más tradicional que al comunicativo. ¡Pero es sólo cuestión de paciencia, prueba y error!, a la vez de ir acostumbrando a los estudiantes a este estilo metodológico con un cien porciento de adaptación y aceptación por parte de ellos y el director de la institución.

Termino este curso muy satisfecha y con suficientes recursos para poder llevar a cabo mi trabajo de una forma más eficiente.
Añado como sensación personal que me hubiera gustado cursarlo de forma presencial. Espero hacerlo en un futuro.
¡Ánimos a todos!

Social media Compartir
Comentar artículo

0 Comentarios

Ver los comentarios

Escribir un comentario

Los campos obligatorios están marcados con *

© 2015 Copyright Instituto Hemingway.
Todos los derechos reservados.

Diseñado por Minimol