Los estudiantes de los cursos de español en Bilbao jugarán al futbolín.

20 Sep 2019

Este emblemático juego de los bares y zonas de ocio ha hecho que se pasen tardes inolvidables con esta adaptación del fútbol a una mesa.
Sin embargo, pocas personas conocen algunos datos de este entretenido juego. Se sabe que la primera patente de un futbolín fue fechada entre 1880 y 1890.
Desde esos días y tomando un auge en la época de los 60s, el futbolín se hizo un juego muy popular en España. Para algunos de nuestros estudiantes es una sorpresa que al llegar, ven que los jugadores tienen los pies separados. Es verdad que en España es más tradicional encontrarse con este tipo de muñecos aunque también se pueden encontrar con la típica forma de pala con los que la gente está más habituada.

Por otro lado, se suele jugar con 2 tipos de modalidades. Bola parada o en movimiento. Básicamente, en una de ellas, la bola la puede ser detenida por el delantero para poder hacer una serie de tácticas antes de disparar a portería. Por otra parte, con bola parada, los jugadores sólo pueden golpear con la bola en movimiento y no detener la bola bajo ningún concepto.

A pesar de que hay un reglamento oficial del futbolín, las personas no leen estas reglas y ni mucho menos las conocen. Es por ello que cuando se juega en algún bar, nos podemos encontrar con personas que nos cuentan las propias reglas que ellos conocen desde que han aprendido a jugar y que se han respetado en su zona. Entre todas estas reglas, hay una regla universal: La ruleta no es válida. Este gesto de girar los jugadores repetidas veces con la esperanza de darle a la bola y con mucha suerte, disfrazada de técnica, se pueda anotar un gol no es la más correcta.
Otras personas también discuten los saques. Si deben ser desde el medio del campo siempre o por el contrario, la portería que haya recibido el último gol debe poseer el balón y sacar desde allí. Esta acción conlleva otra regla, si el delantero detiene el saque del portero puede devolvérsela o no al portero. En caso de devolvérsela, se debe de escoger un número de veces que oscila entre 1 o 3 veces.
Como se puede apreciar, el juego tiene unas reglas simples y un fin bastante claro aunque no siempre se puede disfrutar de una partida si el futbolín no es de calidad. En algunos bares nos encontramos con futbolines un tanto más antiguos, en donde su carácter recio, curtido con señales de haber pasado tantas finales entre amigos aún muestra una vitalidad en querer ejercer su trabajo, como aquellos profesionales que a punto de jubilarse nos dan lo mejor todavía.
Los nuevos modelos nos proporcionan un campo que es una superficie lisa en donde las bolas adquieren unas velocidades increíbles. Los mandos se deslizan como como si fueran una extensión de tu propia mano y por si fuera poco los últimos modelos incluyen ledes y un sistema para llevar la puntuación.

Si este tipo de experiencias en compañía de más personas y en otro país te gustan, el Instituto Hemingway puede ayudarte en acercarte al español. Tenemos clases cada lunes asegurando que tu nivel sea el correspondiente a lo que tenemos. Nos encontramos en la ciudad de Bilbao, capital de la provincia de Bizkaia. Si deseas hacer un viaje distinto a España y conocer otros aspectos de su cultura y zonas, te recomendamos venir al ¡País vasco sin duda! Por ello, nos vemos este 25 de septiembre a las 18:00.




Más noticias

© 2015 Copyright Instituto Hemingway.
Todos los derechos reservados.
Diseñado por Minimol