Blog

¿Para qué aprendemos otra lengua? Reflexiones sobre la enseñanza de un idioma

17 agosto, 2019

¿Para qué aprendemos otra lengua? ¿Qué ventaja vemos cuando aprendemos o enseñamos un idioma? La respuesta, aparentemente, puede ser sencilla. Les voy a contar una historia.


Una chica, joven, tiene la oportunidad de viajar a otro país de habla no hispana. Para su fortuna, allá se habla francés e inglés. Ella, confiada en su formación en humanidades (filosofía) donde tuvo la ventaja de ver dos idiomas modernos (francés e inglés), y dos antiguos (latín y griego) decide ir. Nunca reflexionó sobre si le iban a entender, si ella iba a entender. En efecto, el francés que había aprendido en su país natal era una herramienta fuerte, bases para afrontar ese nuevo reto, pero no fue suficiente. Su oído no estaba habituado a la pronunciación del francés en ese país. Como su oído no estaba habituado no fue fácil hablar, puesto que no comprendía lo que escuchaba, entonces su capacidad de respuesta en ese momento fue: regular.

Hubo momentos de frustración, pero, al cabo de un mes y medio, su oído se abrió -como las alas de un bello pájaro que empieza a volar- y pudo entender (gracias a su conocimiento previo del idioma y al fuerte trabajo de escucha). Desde ese momento, sus reflexiones sobre la lengua y el lenguaje han sido frecuentes: lengua (idioma) como código; lenguaje (signos) como código; códigos universales, códigos sociales; desarrollo de las competencias lingüísticas (si se está aprendiendo un idioma, ejemplo: español, dentro o fuera de un país de habla hispana) ...
Lo más difícil para ella fue NO comunicase con precisión.

Esa chica joven soy yo. La autora de esta reflexión. Y es que la precisión es fundamental. Evita problemas de comunicación.
Entonces, ¿para qué aprendemos otra lengua?: para comunicarnos con precisión. Podríamos recurrir a la comunicación no verbal, siendo esta la más primitiva y utilizada: gestos, señales, sonidos, pero decidimos entrar a al sistema de signos que tiene una lengua para permitirnos el goce de la precisión. Pensando en esta época, la precisión nos ahorraría mucho tiempo (y problemas).
Vemos múltiples ventajas al momento de aprender otro idioma: conocer otra manera de ver y leer el mundo, otras costumbres, aprender a respetar la diferencia, entre otros. También, nos acercarnos a nuestra propia lengua cuando decidimos relacionarla con el idioma que estamos aprendiendo.

¡Y aún más ventajas al momento de enseñar un idioma! Nos cambia la manera de ver la lengua; ahora la vemos como un proceso de construcción creativa, llena de variantes, de caminos que nos conducen a imprecisiones y que es justo aclarar con ella misma. Reflexionamos sobre nuestro propio idioma: palabras, frases, tiempos verbales que ya habíamos dado por sentado simplemente por el hecho de ser nativos. Entonces es cuando observo la ventaja de trabajar las cuatro destrezas lingüísticas y en especial dos de ellas en un país donde el alumno debe, constantemente, sumergirse en la lengua estudiada: la destreza auditiva y, por lo tanto, la oral avanzan simultáneamente, haciendo que se potencialicen al máximo.

Gracias al curso de E/LE he obtenido más herramientas para continuar con la enseñanza del español: didácticas, metodologías, temas de gramática, la evaluación y la autoevaluación que más que ser un recurso se incorpora en la enseñanza para demostrarnos un resultado tangible; estándares que son importantes para determinar el nivel del estudiante y del profesor.

Es ahora, entonces, cuando uno -como quien sabe el bello arte de tejer- la experiencia de aprender una segunda lengua, la experiencia de haber vivido en otro país donde no hablan mi lengua materna (español), la experiencia como profesora y la experiencia como estudiante de español para extranjeros para decirles que el estudio y la enseñanza de un idioma es un encuentro permanente con el mundo.

Gracias a mi profesor de E/LE, Alfredo, por su paciencia y oportunos comentarios.

Adelante en este nuevo camino, y ¡éxitos para todos!

Diana Grajales Bedoya
Contacto: dianagrabe@hotmail.com

Social media Compartir
Comentar artículo

0 Comentarios

Ver los comentarios

Escribir un comentario

Los campos obligatorios están marcados con *

© 2015 Copyright Instituto Hemingway.
Todos los derechos reservados.

Diseñado por Minimol