Blog

La práctica de mindfulness en la enseñanza de español como lengua extranjera

05 mayo, 2021

Cada vez son más las personas que deciden estudiar español como lengua extranjera en el mundo. Además es la tercera lengua más utilizada en la red después del inglés y el chino.

La evolución internacional del español y su cultura. Se ha convertido en una necesidad de interacción social, un aprendizaje necesario para la convivencia y el entendimiento de la cultura, además de la creación de espacios favorables para la producción de las mismas en el aula es crucial. Por ello, las actividades que se desarrollen deben estar relacionadas con fines específicos, y tener un propósito claro para el grupo al que vaya dirigido.

A lo largo de mi carrera como educadora en diferentes campos, he constatado la importancia de la práctica de 'mindfulness' en la enseñanza. Los alumnos agradecen estas herramientas para aprender a calmarse y autorregularse. Mejoran la concentración y la memoria, y también a crear un ambiente escolar más agradable y satisfactorio.


El mindfulness permite reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, aceptando activamente el fluir de la experiencia tal cual se está dando. No podríamos vivir sin el disfrute del presente, ya que nos permite recordar a dónde estamos yendo mientras caminamos.

Cada alumno es una caja de sorpresas que tienes que desenvolver poco a poco. Y para que esto suceda, hay que reflexionar sobre sus necesidades y estilo de aprendizaje a la hora de establecer los objetivos de las clases o cursos que llevas a cabo como docente. La evolución de los estudiantes es muy poderosa y por lo menos a mí, me genera ganas infinitas de superarme cada dīa y buscar más maneras de brillar. Y por mi parte, también sabrán pueden y cada logro será celebrado como corresponda.


El método educativo que utilizo se conoce como 'learning by doing' y se centra en la idea de aprender por medio del 'hacer'. Es una forma de tomar conciencia de nuestra realidad de una forma más directa, siendo la que finalmente se consolida y la que pasa a formar parte de la visión de posibilidades de acción para la resolución de problemas.

Cuando la sesión ha finalizado siempre dispongo de unos minutos para charlar con los alumnos y darles mi punto de vista de cómo se han desempeñado las tareas y los puntos fuertes y débiles a destacar en cada grupo de trabajo. Esto genera una ida y vuelta de intercambio de ideas, una autoevaluación por parte de los alumnos y un feedback que se torna interesante. Uno aprende mucho de ellos, los ve crecer y en esa charla hablamos de profesional a profesional lo cual me llena de orgullo.

Hay algo que siempre se dice entre los profesionales y que es cierto; hay mercado para todos, sólo hay que saber diferenciarse y trabajar con ilusión.


Social media Compartir
Comentar artículo

0 Comentarios

Ver los comentarios

Escribir un comentario

Los campos obligatorios están marcados con *

© 2015 Copyright Instituto Hemingway.
Todos los derechos reservados.

Diseñado por Minimol

¿Necesitas ayuda?
Soporte online
¿Necesitas ayuda? Chatea por Whatsapp